Bailar para sentirse mejor

La orientación del área lúdica y social de una Academia o Escuela de danza no es otra que desarrollar distintas disciplinas dando la posibilidad de lograr un desarrollo multidimensional como persona, ya que a medio plazo va mejorando aspectos individuales como pueden ser la resistencia física y la capacidad expresiva y creadora. También fortalece habilidades sociales como la comunicación y el trato personal con los compañeros, sin olvidar que introduce a sus practicantes en grupos y enseñan elementos importantes de culturas distintas a las nuestras. La clase se convierte en una forma de terapia psicológica que genera bienestar en la persona que practica cualquiera de los de bailes encuadrados en esta área.

Sentirse mejor bailando

A la hora de elegir alguna de las modalidades que se imparten en este área, tenemos que tener en cuenta que pueda adaptarse a nuestras facultades físicas y a nuestra edad. Algunas de estas disciplinas son bailes procedentes de distintos lugares del mundo, como son la salsa cubana, la salsa estilo los ángeles, el estilo femenino, la rueda de casino, la bachata, la kizomba o la danza del vientre. El fin de todas estas disciplinas es el mismo: bailar y divertirse. Los alumnos, guiados por un profesor que coordina los movimientos de forma sencilla, se adaptan al ritmo que exige la música. Tú decides cual es la modalidad que más te convence, y recuerda utilizar siempre una indumentaria dando prioridad a la comodidad en la libertad de movimientos y la traspiración tanto en la ropa como en los zapatos

A continuación, conoceremos un poco más sobre algunas de las modalidades que pueden practicarse en el área lúdica y social. La salsa es un baile social con un gran número de practicantes, por su facilidad de aprendizaje y por la atracción de su ritmo. El alumno empieza aprendiendo los pasos y movimientos básicos individualmente, para luego, con un cierto nivel, practicar salsa en pareja. En el baile de la salsa existen varios estilos que se bailan de maneras diferentes, entre los que podemos distinguir la salsa cubana y la salsa estilo Los Ángeles. Mientras que en la salsa cubana la pareja ejecuta figuras de forma circular y cuenta con una mayor economía del espacio. En la salsa estilo Los Ángeles, más espectacular que la anterior, la pareja se desplaza dibujando una línea teniendo la posibilidad de bailar individualmente suelto cada uno de los bailarines con pasos de una coreografía.

En la salsa también encontramos otra categoría como es el estilo femenino, donde las mujeres tienen la oportunidad de desarrollar técnicas y movimientos rutinarios que facilitan el desempeño en el baile.

Otro de los bailes sociales procedentes de Cuba es el conocido como Rueda de casino, baile de grupo en el que se necesitan, como mínimo, dos parejas de bailarines. La interpretación de la rueda del estilo rueda de casino es un juego. Formando un corro, se van creando diferentes figuras a ritmo de salsa, merengue, bachata para ir cambiando de pareja en forma de rotación. En este baile cobra una especial importancia la figura de uno de los bailarines, el líder, que se encarga de dictar las figuras por su nombre que el grupo debe ejecutar al momento.

La bachata, por su parte, es un baile procedente de la República Dominicana con un ritmo contagioso que conserva el aire romántico del bolero y cuyas influencias, además del bolero, son el merengue, el son o el chachachá. En la bachata es fundamental dominar los giros y el trabajo con los pies, formando una serie de pasos simples que tienen la intención de producir un movimiento de adelante hacia atrás.

La kizomba es otro de los bailes integrados en el área lúdica social y que está en alza en la actualidad. Procedente de Angola, se baila también en pareja y es pausado cadencioso y lento. En su proceso evolutivo, ha desarrollado distintas formas, figuras, combinaciones, momentos y estilos que deben ser adquiridos para su óptima interpretación.

No podemos olvidar otro de los bailes más solicitados en los últimos años, la danza del vientre. Se trata de una danza oriental practicada por mujeres y también por hombres, formada a partir de los diferentes folclores de países del Norte de África y de Oriente Próximo. La danza del vientre está ligada a la música árabe, y se caracteriza por unos movimientos suaves y fluidos, disociando y coordinando a la vez las diferentes partes del cuerpo. La cadera y el vientre centran la atención de casi todos los movimientos

También puede practicarse un tipo de baile conocido como latin urban fusion. Un estilo que se practica bajo música de procedencia latina, y donde se entremezclan distintas disciplinas.