El equilibrio entre el físico y la mente

“Mens sana in corpore sano”. Desde la antigüedad, el ser humano se encuentra en la constante búsqueda de técnicas que obtengan el equilibrio entre forma física y mental. Así encontramos disciplinas de ejercicios, que, aunque muy distintas entre sí, su práctica continua conlleva un modelo de vida saludable, mejorando la capacidad de concentración y la salud mental en aquellas personas que la siguen habitualmente. Este puede ser el caso del Pilates, del Yoga y de las clases de Zumba, disciplinas a las que haremos referencia a continuación.

Ejercicios para sentirse bien con el físico y la mente

Pilates
Joseph Pilates desarrolló un método conocido como Pilates, que, a través de ejercicios físicos y estiramientos específicos, refuerza y tonifica la musculación, mejora la actitud postural y aumenta el equilibrio y la flexibilidad. Esto hace que el individuo practicante de Pilates obtenga un máximo rendimiento físico con el menor gasto de energía posible, lo que ayuda, por otro lado, al desarrollo psíquico, logrando el “equilibrio personal” buscado.

El Pilates tiene distintos niveles de especialicación por lo que puede ser practicado por cualquier persona de cualquier edad y cualquier sexo. En cada ejercicio se trabaja siete conceptos básicos, fluidez, ritmo, precisión, concentración, control postural, estabilidad pélvica y respiración.

Además de prevenir lesiones óseas o musculares, los ejercicios de Pilates dan cierto protagonismo al abdomen que se convierte en el centro muscular del cuerpo, lo que hace que se fortalezca y tonifique especialmente la columna vertebral.

La práctica de Pilates se ha extendido por todo el mundo sobre todo a principios de siglo XXI y es un método que utilizan comúnmente deportistas de nivel, artistas o modelos. Tiger Woods, Madonna o Jennifer Aniston son algunos de los personajes que se han beneficiado de esta disciplina.

Yoga
Otras de las disciplinas que ejercitan el equilibrio entre mente y cuerpo y que acepta a practicantes de cualquier nivel de habilidad es el yoga. Yoga significa unión, la unión del ser humano con el universo. A través del yoga se educan los aspectos físicos, psíquicos y espirituales de la persona. Requiere estudio y práctica. En un taller de esta disciplina el instructor sirve de guía para que el alumno logre potenciar los mecanismos físicos y emocionales que le hagan encontrarse a sí mismo. Su práctica va ligada a un entrenamiento que lo podríamos calificar como ritual, donde la meditación tiene un peso especial y donde se combate el estrés físico y emocional a través de la respiración, la relajación, la positividad y la conciencia. Para su ejercicio sólo es necesaria una esterilla y vestir ropa cómoda y elástica que permita realizar los movimientos indicados por el monitor.

El yoga también es una disciplina alternativa recomendada por muchos fisioterapeutas para la rehabilitación médica de patología, como es el caso del síndrome del túnel carpiano, una enfermedad que afecta a los huesos de la muñeca y que es común en personas que realizan actividades tan normales y cotidianas como coser, cocinar o planchar. Por ejemplo, según estudios médicos, un tratamiento de yoga de ocho semanas proporciona mejorías a corto plazo en el dolor en comparación con el uso de una férula que se sitúa muñeca.

En cierto modo, el yoga es una disciplina que intenta ayudar al crecimiento en todos los ámbitos personales, produciendo no solo una mejoría en la salud personal, sino que también es perceptible en el estilo de vida.

Zumba
Podemos observar como disciplinas deportivas se han introducido en muy poco tiempo en gimnasios y academias de baile de nuestro entorno. Es el caso de la zumba, un tipo de baile muy parecido al aerobic que conjuga ejercicio físico y música y que une distintos elementos de estilos de baile tan dispares como el merengue, la salsa el rock and roll o el reggaetón. La zumba garantiza diversión a través del movimiento físico, y al igual que el Pilates y el Yoga, es una actividad que también ayuda al control mental y a la relajación.

Su práctica es fácil, sólo hace falta seguir las indicaciones del monitor y tener un sentido del ritmo elemental. Al basarse la mayoría de los ejercicios practicados en las clases de zumba en ejercicios aeróbicos, los músculos que más se fortalecen son brazos, piernas, abdominales y glúteos. Además, con la rutinaria práctica de zumba mejora las articulaciones y ayuda a desconectar mentalmente con los problemas diarios de la vida.

En las clases de zumba participan normalmente mujeres, aunque es recomendable para todas aquellas personas que quieran perder peso y que a su vez quieran divertirse en el intento, sin tener en cuenta el género.