La salsa: bailar el ritmo

Salsa: Originario del Caribe, el estilo musical conocido como salsa es el resultado de una fusión que se lleva a cabo, en Estados Unidos, desde el primer tercio del siglo XX hasta los años setenta del mismo periodo.

Su ritmo es una síntesis de los sonidos caribeños, africanos y del jazz, y el término que le denomina se atribuye al músico cubano Ignacio Piñeiro, quien lo utilizó por primera vez en el año 1933, en un tema del son cubano titulado «Échale salsita». Una expresión que se difundió por todo el mundo llegando a ser sinónimo de la música cubana en los años setenta.

Sin embargo, la salsa no es un sonido único ni suena igual en todas las partes del mundo. Así, los especialistas distinguen entre la salsa dura (composiciones con sonidos en los que predominan los cueros y metales), la salsa romántica (caracterizado por melodías lentas y letras romántica) y la timba (ritmo más acelerado para bailar el Son).

Bailar salsa

La salsa como baile presenta muchas variantes que se adaptan a la característica de cada una de las variantes musicales. Estas diferencias han dado lugar a diferentes formas de baile, aunque todas se denominan salsa. Los más populares son el estilo Nueva York, el Mambo o el estilo Puerto Rico (que se bailan a contratiempo o a tiempo 2), el estilo L.A. o Salsa Los Ángeles (propio de las producciones cinematográficas, busca el espectáculo y el virtuosismo), el estilo cubano (el baile se desarrolla en círculos) y muchos más.

Como se puede observar, estas variaciones se centran en las interpretaciones que realizan los bailarines. Así, por ejemplo, los cubanos ponen el acento en el juego erótico, en los bailarines de la salsa en línea, de origen estadounidense, se ponen el acento en el virtuosismo, mientras que entre los puertorriqueños se realizan movimientos más lentos de pies y caderas).

En cualquier caso, hay unos movimientos compartidos en baile de la salsa. Así, por ejemplo, se emplean movimientos cadenciosos de cadera y hombros. En esta disciplina, tanto el hombre como la mujer giran uno alrededor del otro, en ambos sentidos, moviendo los brazos a ritmo.

El paso básico de la salsa involucra tres cambios de peso -pasos- que se realizan cada cuatro medidas de tiempo. Generalmente, el movimiento comienza en el primer tiempo del compás, en cualquier dirección: hacia adelante o hacia atrás, o de manera lateral. En el cuarto tiempo se hace una pausa, y luego se repite esta misma secuencia en la dirección opuesta a la que se ha realizado.

Especialmente importantes en este baile son los denominados “shines”, unos pasos y movimientos que se bailan sin pareja, de forma libre. Suelen incluir golpes con el zapato, brincos, pasos cruzados, vueltas, giros, movimientos de hombros, y todo cuanto se le ocurra al bailarín mientras se encuentre ajustado al ritmo.

Aprender a bailar salsa

Quienes desean aprender salsa deben armarse de paciencia pues es una técnica que requiere tiempo y mucha práctica. Sus clases se basan en cuatro elementos: los pasos básicos, el ritmo, el tiempo y el baile en pareja.

Para poder ejecutarlos correctamente es necesario que los bailarines lleven ropa cómoda, que no restrinja sus movimientos. Es decir, nada de faldas ajustadas en las mujeres ni de mangas largas en los hombres. Ambas podrían complicar el baile al compañero. El calzado debe tener una suela lisa para que permita hacer los giros. En el caso de los caballeros se recomienda, además, utilizar unos calcetines que permitan transpirar al pie.