Seguro que más de una vez te ha pasado… Estás haciendo una coreografía y de repente la mente se te queda en blando. ¿Qué paso venía después? Esta es una situación muy común entre los bailarines y que puede pasar cuando los nervios y la presión nos invaden. En estos momentos no hay nada mejor como improvisar para poder salvar la actuación pero ¿cómo se puede improvisar?

En el post de hoy de Así se baila queremos descubrirte algunos buenos consejos para que puedas aprender a improvisar. De esta forma, estarás más relajado cuando tengas una actuación. ¡Toma nota de nuestros tips!

Cómo aprender a improvisar si se olvidan los pasos de baile

Algo muy habitual en una competición de baile o una exhibición es que, en un momento dado, puedas olvidarte de alguno de los pasos de la coreografía. Hay muchos factores externos que pueden hacer que perdamos la concentración y que afecte a nuestra memoria. Pero… ¡no está todo perdido! Existe la técnica de la improvisación con la que podrás salvar tu actuación y seguir bailando sin que el público se entere.

Aquí te dejamos algunos buenos consejos para aprender a improvisar que pueden serte de mucha ayuda. ¡Atento/a!

  • Relaciona los movimientos con palabras: una buena técnica es que cuando estés haciendo los ensayos, vincules los movimientos a una palabra o a alguna idea. De esta manera, podrás recuperar la coreo cuando se te olvide recordando esa palabra o ese concepto. De hecho, los nombres de los pasos se inventaron con este objetivo, para que cada movimiento tuviera un nombre concreto y fuera más fácil reconocerlo.
  • Visualiza los pasos: otro truco que es muy efectivo es que visualices la coreografía en tu cabeza. Te la sabes, la has ensayado y estás preparado para mostrarla. Así que solamente tienes que visualizar el baile en tu mente y, así, podrás recuperar los pasos cuando te quedes en blanco. Un truco para memorizar bien el baile es que te grabes y, luego, visualices el vídeo. ¡Es de gran ayuda!
  • Escucha la música: para aprender a improvisar un consejo muy importante es que prestes atención a la música. De esta forma, los pasos vendrán a tu cabeza con más facilidad y podrás retomar el baile.
  • Ensaya pasos de enlace: también te recomendamos que tengas en “la reserva” algunos pasos estándar que puedan incluirse en cualquier coreografía. Así, si te quedas en blanco podrás acudir a ellos y no quedarte parado en medio del escenario.
  • Cuidado con tus gestos: en el baile todo importa y, por eso, intenta que no se te note que te has perdido. Ni en tu rostro ni en tu energía se debe notar que te has olvidado de algo. Debes sobrellevar este momento como puedas, incluyendo otros pasos que encajen con el baile y que te ayuden a disimular tu olvido.
  • Relájate: los nervios también se notarán en tu postura, por eso, procura relajar el cuerpo y tranquilizarte. Cuanto más nervioso estés, más tenso te pondrás y menor control tendrás de tu mente.
  • Confía en ti: y, por último, para aprender a improvisar es importante que tengas plena confianza en ti. Te has olvidado de un paso, de acuerdo, pero en breve te volverá a venir a la mente, así que cree en ti y supera este momento como puedas.

Para evitar que los pasos se te olviden, no hay nada mejor como bailar, bailar y bailar. Si incluyes el baile en tu rutina, conseguirás perder cada vez más el miedo escénico e ir acostumbrando tu cuerpo a los movimientos típicos del baile.

Entradas Recientes

Start typing and press Enter to search

Día Internacional de la Danza
WhatsApp chat