Dentro de la defensa de derechos y la libertad de expresión, el baile siempre ha mostrado un carácter aperturista y liberador. Quizá por eso siempre pierde los prejuicios ante todo, y buena prueba de ello es el voguing, un tipo de danza que se popularizó en los salones de baile de Nueva York allá por la década de los 80.

Origen del voguing

Sin duda, se atribuye este tipo de baile a las competiciones de drag queens, que aprovechaba estos certámenes para dar rienda suelta a sus dotes para el baile con una modalidad que contaba con Madonna como musa total, mientras que en tiempos más modernos ha sido el videoclip de Let a B!tch know el que ha captado la atención de las nuevas generaciones gracias a una estética que rememora la época dorada de la revista Vogue, y donde podemos ver a bailarines maquillados con movimientos muy sensuales.

Evidentemente, desde Asisebaila nos ponemos claramente de parte de los derechos LGTBI porque creemos que nadie debe esconder sus sentimientos ni su forma de expresarse, y es que la danza no es más que un método de exteriorizar las diferentes emociones que una lleva dentro, y nos encanta que la comunidad de drag queens afroamericanas hayan elegido esta vía para canalizar sus reivindicaciones.

Además de Nueva York, París se convirtió en uno de los epicentros del apogeo de este tipo de baile, lo que consecuentemente permitió su introducción en el resto del continente europeo. Así, son cada vez más los participantes de este movimiento que busca desconectar momentáneamente de los problemas que supone enarbolar la bandera LGTBI, y hacerlo de manera proactiva con unos bailes que, de alguna manera, parodian a las élites blancas que buscan perpetuar el heteropatriarcado machista que impera tanto en Estados Unidos como en Europa.

Un baile para todos (y todos para uno)

Si bien se ha relacionado desde sus inicios con la comunidad afroamericana, cualquiera lo puede practicar gracias a ese carácter aperturista inherente a sí mismo. A nivel técnico, podemos apreciar un estilo claramente independiente en el que cada cual trata de aportar su propia creatividad para generar una serie de pasos desenfadados que insuflen frescura y alegría a sus movimientos.

Evidentemente, se trata de un baile lúdico que escapa en cierto modo a las grandes convenciones de la danza, pero eso no significa que no sea una disciplina en la que se puede ir progresando con el tiempo. Las indicaciones de un profesor de baile siempre serán útiles si además de sensualidad y belleza quieres agregar unas dosis de técnica a tus sesiones de baile voguing.

Entradas Recientes

Start typing and press Enter to search

WhatsApp chat