La danza cobra protagonismo en el corazón de Barcelona

Las propuestas del Mercado de las Flores interesan a un público cada vez más amplio. Este año, la ocupación es del 81% y se calcula que, después de las actuaciones del Griego, será de 58.908 espectadores, mil más que el año pasado. Se trata de unos datos que enorgullecen el equipo dirigido por Francesc Casadesús, que este año cerraba su segundo contrato como director. Dentro de las actividades previstas destaca la coproducción de Peeping Tom, Moeder (Madre es el segundo título sobre la familia, en el cual abordarán la maternidad). Casadesús cree que ha salido una temporada con una danza con fuerte dramaturgia. Buenos ejemplos pueden ser los canadienses de Kidd Pivot que, con un fuerte sello de la Netherlands Dans Theater de Jiri Kylian, interpretan una danza muy pulcra para narrar los sueños de un protagonista que van del cabaret hasta el musical.

Las últimas temporadas han servido para constatar la fidelidad del público a las propuestas del Mercado. Un ejemplo es la elevada ocupación (a menudo vendiendo todo el papel disponible) de los artistas asociados de los últimos 4 años. Para el próximo año, no se ha querido repetir el compromiso de recibir nuevos creadores haciéndoles un seguimiento, pero sí que se detectan nombres jóvenes como por ejemplo Pere Faura (Sweet precarity) que también actuará aquellos días en el Antiguo Teatro y en La Caldera, Aimar Pérez Galí o Loscorderos, Sònia Gómez y Conde de Torrefiel.

Como formaciones más veteranas, Sol Picó presentará su La piel del huevo te lo da; Àngels Margarit prepara un nuevo espectáculo familiar que relaciona Bach y las matemáticas; María Labrador debuta en Mercado con un introspectivo Óyeme con los ojos; y Aracaladanza presentará un nuevo montaje de danza y objetos, Vuelos, a partir de los elementos de vuelo de Leonardo da Vinci. La bailaora Rocío Molina es otra de las habituales al Mercado (como Juan Carlos Lérida) que intervendrá en el Ciutat Flamenco con un programa todavía para determinar. Ferran Carvajal vuelve al Mercado de las Flores después de un largo paréntesis. Y lo hace construyendo una pieza que permite a Trevor Carlson recordar los últimos días de vida con Merce Cunningham (1919-2009). El que fue productor del coreógrafo durante 15 años vive en Barcelona desde hace años y la propuesta ya ha despertado el interés de muchos programadores norteamericanos.

El Mercado también atenderá, puntualmente, propuestas de circo. Los Galindos trasladan su show a la plaza Margarida Xirgu para un espectáculo de tres generaciones, Todavía no lo sé, Lola, que se vio hace unas semanas en el Circo Cric. También Margarit incluirá artistas de circo en su Back àbak y se invita a Martin Zimmerman (Hallo) y Cia Non Nova, con uno de los montajes más sugerentes para todos los públicos construido con bolsas de plástico y ventiladores.

Es imprescindible que ciudades con la riqueza cultural de Barcelona sigan viendo en la danza una actividad atractiva con la que formar a personas de todas las edades. Se satisface así una demanda creciente en los últimos tiempos.