Los beneficios de la danza para los niños

Más allá de ser un pasatiempo, las clases de danza pueden ser una buena opción para que los pequeños de la casa se mantengan en movimiento mientras se divierten. Con el baile los niños desarrollan una imagen positiva de ellos mismos, elevando su confianza, mejorando sus habilidades sociales y desarrollando sus capacidades intelectuales, todo esto sin contar la mejora de las condición física y mental de cualquier individuo.

Bienestar físico

Entre los beneficios físicos del baile están la elasticidad, el equilibrio, la coordinación y prevenir enfermedades como la obesidad y la diabetes infantil, que hoy en día son un gran problema para la salud pública. El baile mejora su condición física al igual que cualquier otro tipo de ejercicios, esto por lo general significa niños que crecen fuertes y sanos debido a que llevan una vida activa.

Normalmente los niños carecen de ritmo, equilibrio y conciencia sobre sus cuerpos, pero es muy importante reconocer que los chicos actúan como una esponja, absorbiendo rápidamente cualquier información, desarrollando habilidades físicas y mentales que le ayudarán a mantenerse saludables.

¿Cómo ayuda el baile mental y socialmente?

El baile ayuda a los chicos con la concentración, fortaleciendo sus capacidades cognitivas  y mejorando sus habilidades de aprendizaje. Cientos de investigaciones han demostrado que la danza ayuda a mejorar las calificaciones y el comportamiento de los niños, especialmente de aquellos que tenían problemas de  estudio.

Dentro de cualquier baile se necesita de disciplina, práctica y determinación que le permitirán al chico forjar su carácter. Pero es muy importante que no se les presione ya que puede generar ansiedad y estrés que es todo lo contrario a lo que se desea. La danza es una actividad divertida que fomenta el desarrollo social de los niños, y que son son obligados a interactuar con otros chicos de su edad, creando lazos afectivos entre ellos indispensables para la vida de adultos. Además aprenden a cooperar y a trabajar en equipo, mejorando su relación con otros.

Uno de los puntos que resaltamos son los beneficios para la autoestima, ya que la danza los ayuda a desarrollar la confianza. El baile representa un sinfín de metas que pueden o no llevarse a cabo rápidamente, ayudando a los chicos a sobrellevar la frustración de la derrota y la alegría de cumplir los objetivos, forjando así su carácter ante las circunstancias de la vida.

Es bueno recordar a los padres que no impongan sobre sus hijos sus propios sueños obligándoles a seguir determinado patrón, permítale al pequeño decidir más adelante si desea o no permanecer en las clases de baile, ya sea por hobbie o para llegar a ser profesionales de la danza.