¿Cómo ayuda el pilates a nuestro cuerpo?

El ejercicio físico siempre es uno de los pilares fundamentales para mantener el cuerpo y la mente saludable, es por esto que las clases de pilates más allá de estar a la moda, son una herramienta útil para mantenerte sano y tener una larga vida.

¿En que se basan las clases de pilates?

Conocida inicialmente como Contrología, y luego llamada pilates, es una disciplina de entrenamiento que tiene como principio controlar la mente para controlar el cuerpo.

Joseph Hubertus Pilates fue el creador de estas rutinas, y se basó en elementos de la gimnasia y el yoga para crear esta disciplina que en los últimos años ha dado mucho de qué hablar debido a cientos de celebridades que lo practican y promueven en la actualidad.

Beneficios de practicar pilates

Hay una larga lista de razones por las que deberías comenzar a hacer pilates. Este ejercicio te hará mejorar tu condición física y tu mente, además es una actividad muy entretenida.

+ Cuerpo

  • Perder peso.
  • Tonificar músculos: Las rutinas de pilates moldea tus músculos mientras los mantiene tonificados.
  • Reducir tallas
  • Fortalecer el abdomen
  • Aumentar la flexibilidad: Los movimientos de esta rutina le permiten al cuerpo mejorar la elasticidad.
  • Mejorar la postura: Los ejercicios de pilates permiten que el cuerpo corrija la alineación y elimine las malas posturas.
  • Desarrollar el equilibrio y la coordinación: Al tomar conciencia plena de tu cuerpo mejoras el equilibrio y la coordinación, dos aspectos importantes si se desea avanzar en las clases de pilates.
  • Ayuda con la circulación y el sistema linfático.

 

+ Mente

  • Reduce el estrés y la ansiedad: Al igual que el yoga esta es una disciplina que ayuda a despejar la mente y bajar los niveles de cortisol (hormona del estrés), liberando al cuerpo y la mente de tensión.

Para hacer una rutina de pilates se toma como base el centro del cuerpo, es decir el abdomen, la espalda baja y los glúteos, de allí es de donde sale toda la fuerza para mantener la respiración y la postura adecuada.

Por lo general, los ejercicios de pilates son lentos, suaves y delicados, todos acompañados de una buena respiración. De esta manera los músculos comenzarán a estirarse y fortalecerse a la vez, efectos que podrás percibir a partir del primer mes de entrenamiento.

Con esta disciplina tomas conciencia plena de tu cuerpo, es decir, comienzas a experimentar sensaciones que nunca antes hayas sentido,  y de esta manera podrás entender cómo trabaja cada cuerpo.