6 ejercicios simples para mejorar la fuerza del tobillo

Cuando se busca trabajar en el tobillo es muy importante que sean seleccionados los ejercicios pertinentes para el tipo de resultados que se pretenden con ello. Es por esa razón que en este caso hacemos énfasis en no forzar de más el área y en cuidar de la misma con información de calidad.

Al respecto hay que tener en cuenta que los ejercicios para mejorar la fuerza del tobillo no sólo están relacionados con hacer que esta zona del cuerpo se exija un poco más para que gane estrictamente en fuerza, sino que la movilidad articular y el fortalecimiento en general van a brindar esta clase de resultados.

Cómo fortalecer el tobillo

Antes de empezar a mencionar cada uno de los datos con las instrucciones para la ejecución de los movimientos, las personas interesadas en aplicarlos no se deben olvidar de las siguientes indicaciones:

  • Siempre es necesario que se realice un trabajo de movilidad articular en el tobillo, razón por la cual se deben aplicar combinaciones de movimiento que sean viables o posibles con esta articulación.
  • Es importante a su vez que se realicen ejercicios de propiocepción, con un balón deshinchado, con algo de equilibrios en las zonas inestables, al igual que caminar por sitios con superficies que sean irregulares (playa, arena, etc.). Todo lo anterior ayudará muchísimo.

Por otro lado, en torno al trabajo de fortalecimiento hay que pensar que:

  • El trabajo por hacer es isométrico, razón por la que la postura indicada se debe mantener.
  • Es necesario que se ejecuten entre 3 y 4 sesiones cada semana para que los resultados sean óptimos. El tiempo mínimo es de 3 semanas. Después de ese periodo los ejercicios se van a poder variar o la exigencia se puede aumentar.
  • De los ejercicios que sean elegidos, es importante que se arme un circuito.

Ejercicios para el tobillo

  1. El tobillo se lo debe flexionar hacia arriba tanto como sea posible, esto con el ánimo de ir potenciando su capacidad.
  2. La planta activa se tendrá que flexionar y mover en varias direcciones para activarla y exigirla al máximo.
  3. Realizar círculos con el tobillo en todas las direcciones, aunque en este caso primero a la derecha y después a la izquierda.
  4. Realizar una eversión del tobillo activa, lo que significa que no se va a mover la cadera ni la rodilla, para girar el pie con lentitud afuera y adentro. Combine eso con una inversión del tobillo activa.
  5. Estando de pie separe sus pies y con las rodillas flexionadas. Ubique sus manos en las rodillas y levante los dos talones del suelo.
  6. Siéntese en una silla. Coloque uno de sus pies sobre el dedo del otro. Ejerza presión con su pie desde abajo hacia arriba al tiempo que el pie de arriba hará resistencia.