Beneficios de bailar danza del vientre durante la menopausia

Aunque algunas mujeres puedan mostrar reticencias, el climaterio es un momento ideal para adentrarse en el fascinante mundo de la danza del vientre. Climaterio es el periodo a través del cual las mujeres pasan del momento fértil al no reproductivo. Una transición que comprende la premenopausia, la menopausia y la postmenopausia. O sea, lo que popularmente y de manera incorrecta entendemos como menopausia. De hecho, técnicamente, el término menopausia hace referencia sólo al último sangrado de la mujer. Se considera que aquel sangrado fue la menopausia después de que hayan pasado 12 meses sin regla y sin causas patológicas que justifiquen la amenorrea.

Ante la “amenaza” de la osteoporosis es importante que mantengas un aparato muscular y articular sano, asegurándote un buen recurso que te ayudará a prevenir fracturas. Lo cierto es que a través del baile:

  • tonificarás de manera suave y sostenible todo el cuerpo
  • descubrirás las posibilidades de movimiento de las articulaciones. Lubricarás las bisagras del cuerpo, ganando flexibilidad y facilitando que la energía pueda fluir

Los movimientos esenciales de la danza del vientre están centrados en la zona pélvica. Practicarlos te ayuda a prevenir y mejorar problemas específicos relacionados con la menopausia:

  • la incontinencia, manteniendo en buena salud tu suelo pélvico
  • la sequedad vaginal, aumentando la circulación sanguínea y energética de esta zona
  • los problemas de estreñimiento, gases y otras molestias del aparato digestivo.

La danza del vientre es un conductor perfecto de la sensualidad, y ofrece una manera diferente de canalizarla y sentirla como nunca antes lo habías hecho. Dale la bienvenida sin complejos y disfruta de ella. Desde el lenguaje simbólico, durante el climaterio las mujeres nos despedimos de la energía de la madre fértil, pero eso no significa que debamos dejar atrás todas las características de una mujer. Por eso, para sentirse completa una mujer no necesita la menstruación, pero sí sentirse a gusto con su propio cuerpo, independientemente de cuáles sean sus características y parámetros estéticos de la sociedad actual.

Aparecerán emociones de todos colores, relacionadas con los cambios que tienen lugar en el cuerpo y en la propia imagen corporal. A través de la danza del vientre conectarás de manera respetuosa con el cuerpo y su expresión creativa. Descubrirás una sensualidad más profunda y te liberarás.

Para potenciar esa sensación de seguridad en ti misma, no hay nada como acudir a unas clases en grupo con otras mujeres:

  • compartido es más fácil y e infinitamente más divertido.
  • el círculo de mujeres es un tejido poderoso de respaldo, donde todas aportamos y nos llevamos vivencias, información, inspiración y recursos. Un montón de superpoderes para poner dentro del cesto y andar por la vida sintiéndonos más sostenidas.

La danza del vientre es la danza de la vida y es una danza para toda la vida. Sigue disfrutándola a medida que pasen los años. ¡O anímate a descubrirla tengas la edad que tengas!