Cuál es el origen del Foxtrot

El Fox trote o Foxtrot es un tipo de baile muy popular, el cual debe su nacimiento al año 1912, en conjunto con las primeras orquestas de jazz. Vale la pena destacar que el nombre de este baile significa de manera literal trote del zorro y con ello se hace mención a las danzas negras en donde se buscaba imitar los pasos de los animales.

En ese orden de ideas, los bailarines que dieron origen al Foxtrot tuvieron como referencia principal los bailes africanos, y a partir de esas condiciones se fue perfeccionando el estilo.

Cómo y dónde nace el Foxtrot

Los bailarines del Foxtrot no sólo se hicieron populares por tener como referencia la imitación de estos pasos provenientes de las danzas negras, sino que además por su influencia en muy poco tiempo consiguieron que el baile se hiciera muy popular en Estados Unidos.

En el momento en que este baile llega a Europa, va encontrando en poco tiempo una oposición muy fuerte entre los sectores más conservadores de la sociedad de la época, pues se caracteriza por ser muy hostiles ante cualquier tipo de cambio, lo interesante del caso es que nada pudo impedir que este estilo se hiciese muy popular en el viejo continente.

Gracias al legado del Foxtrot original, surgen dos modalidades que hacen parte de los concursos internacionales actuales, los cuales son: Slow-Fox y el Quickstep. En relación con el Slow-Fox en un primer momento se bailaba con un tiempo de 48 compases por minutos, pero el número se redujo hasta los 32 compases por minuto. El Quickstep por su parte tiene entre 50 y 52 compases por minuto.

Por otro lado, el baile debe el nombre con el que se lo conoce a su creador, quien fue el encargado de ir confeccionando el estilo que se conoce en la actualidad. En ese sentido, al saber que quien se ingenió cada uno de estos pasos y el modo de interpretar los se llamaba Harry Fox, todo cobra sentido.

Como dato de interés, el Foxtrot encontró en los años 30 una época que se ha denominado por los expertos como la dorada para este género, en otras palabras, fue aquel período de tiempo en donde la sociedad lo acepto de una manera casi impensada por todos aquellos que lo bailaban y lo promovía, siendo incluso posible que alcanzara un grado muy alto de popularidad en el viejo continente, lo que para aquel entonces se veía casi como un imposible.

Además de lo anterior, durante la época dorada de los años 30, fue donde se tomó finalmente la decisión de incluir el Slow Fox como parte de los bailes Standard.